Al menos 13 de los electricistas en huelga de hambre presentan grave deterioro en su salud
Solicitarán a la Cruz Roja Internacional que apoye el campamento instalado en el Zócalo
Tres manifestantes fueron trasladados ayer a los servicios de emergencia del IMSS
Luego de que los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) que permanecen en huelga masiva fueron sometidos a diversos análisis clínicos en laboratorios privados, los resultados indicaron que 13 de ellos se encuentran con “modificaciones marcadas en sus niveles” de hidratación y presión y están en los límites de potasio, hierro, electrolitos y otros.

Por la tarde de ayer tuvieron que ser trasladados a urgencias de la clínica 26 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tres trabajador. Ellos son Ernesto Neri Quiroz, José Antonio Fernández Olivera y Leonardo Alcalá Aguilar, quienes presentaron condiciones que ponían en riesgo su vida. Los tres electricistas fueron despedidos con aplausos por sus compañeros, luego de que estuvieron casi todo un mes en ayuno.

No se descarta que en los próximos días pudiera verse comprometida la salud de otros ayunantes, ya que muchos de ellos presentan un “debilitamiento importante” por haber cumplido 30 y hasta 31 días en esta protesta masiva, informaron médicos que atienden a los trabajadores en el Zócalo capitalino.

El doctor Alfredo Verdiguet planteó que cada hora la situación médica de los ayunantes se hace más difícil, porque en la revisión de la mañana los trabajadores pueden estar estables, pero pasa una hora o dos y empiezan a presentar problemas, ya que “sus defensas están muy dañadas”.

Algunos de ellos presentan taquicardias, arritmias, dolor precordial, casos que no pueden esperar mucho tiempo y se tienen que trasladar de inmediato, porque en cuestión de minutos peligra su vida, dijo, y aclaró que son tres médicos quienes vigilan la situación de los huelguistas.

Los ayunantes realizaron ayer una reunión con los principales dirigentes del SME en la que revisaron la situación de este campamento de huelga instalado en la plancha capitalina, la cual se ve ahora prácticamente colmada de carpas, tiendas de campaña, mantas y lonas de movimientos sociales de diferente índole. Esto es porque están en plantón representantes de la comunidad triqui, maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), artesanos y por supuesto los electricistas, entre otros.

El SME tiene instalada en el Zócalo no sólo la gran carpa que aloja a los 62 trabajadores y trabajadoras en huelga de hambre, sino múltiples tiendas alrededor en las que hacen labores de difusión y amparo de ciudadanos contra el pago de luz. No obstante, los manifestantes que participan en el ayuno masivo advirtieron ayer que continúan las agresiones en su contra por parte de grupos que no han identificado, pero que en los atardeceres les arrojan diversos objetos.
 
Ante ello, la dirigencia del sindicato señaló que a partir de ayer se reforzó la vigilancia e incluso indican que están en tratos con la Cruz Roja Nacional, a fin de pedir la intervención de la matriz internacional en apoyo a este campamento.

Según los análisis practicados a los trabajadores, la mayoría de los huelguistas “se encuentra estable”, y ello se debe a que los trabajadores se prepararon para el ayuno. Sin embargo, algunos presentan potasio descompensado, tienen variaciones importantes en su nivel de hierro y signos de deshidratación. “En sus estudios hay modificaciones muy marcadas” y los más afectados son precisamente los trabajadores que tienen más tiempo en la huelga. Aseguró, sin embargo, que prácticamente la totalidad de los trasladados a urgencias han sido dados de alta, excepto un electricista enviado este lunes a una clínica.