Se incrementa a 71 el número de electricistas en huelga de hambre
Solicitarán a embajador de Canadá en México que agilice la entrega de visas a sindicalizados
Trabajadores canadienses del gremio se solidarizan con los integrantes del SME

Representantes del sindicato de electricistas de Columbia Británica, Canadá, se solidarizaron con los integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), a quienes comentaron que ellos también enfrentan a las compañías privadas que pretenden apropiarse del proceso de generación y distribución del fluido eléctrico.

En la visita al campamento de los huelguistas de hambre del SME, cuyo número se elevó ayer a 71, Andy Ross, presidente de la sección 378 del Sindicato Canadiense de Oficinistas y Empleados Profesionales (Cope), manifestó que dará a conocer la lucha de los electricistas mexicanos entre los habitantes de Canadá y se solidarizó con el movimiento. “Su lucha es nuestra lucha”, aseveró al hacerles un llamado a mantener la unidad.

Ross platicó con algunos de los huelguistas –los primeros 10 ayer cumplieron ocho días de mantener su protesta– y escuchó a Martín Esparza Flores, quien hizo una síntesis de la larga historia combativa del SME. “Queremos aprender de la lucha que están realizando para explicarla a los trabajadores de Canadá, en donde también hay grandes presiones para privatizar este servicio.”

Esparza Flores explicó que el SME solicitó a la Federación Mundial de Sindicatos que presente una queja ante el panel laboral del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y ante la Organización Internacional del Trabajo, y mencionó las dificultades que enfrentan los representantes del SME para obtener visas para viajar a Canadá, adonde fueron invitados por diversas organizaciones del gremio.

Ante ello, el representante de Cope comentó que hoy se reunirá con el embajador de Canadá en México, Guillermo Rishchynski, a quien pedirá que agilice la entrega de visas para los representantes del SME. Asimismo, adelantó que le comentará que el gobierno de México no respeta los derechos laborales de los electricistas.

Después de participar en la inauguración del Foro Social Mundial México, en una de las diversas carpas que se instalaron en la plancha del Zócalo capitalino, el dirigente del SME se reunió con Ross y le explicó que el gobierno mexicano aprovechó las elecciones internas del sindicato para entrometerse en las decisiones del SME y dividir a los trabajadores. “Ustedes también deben mantenerse alertas en torno a ese tipo de estrategias; conserven la unidad y la solidaridad nacional e internacional”, recomendó al canadiense.

También pidió ayuda para que en la próxima reunión internacional de ministros de trabajo, que se llevará a cabo a finales de este mes, los sindicatos de Canadá digan al ministro de su país que rechace todo tipo de presiones que vayan en contra de las organizaciones de los trabajadores y sus derechos laborales.

En tanto, en un comunicado, Alejandro Muñoz, integrante de la coalición de miembros del SME, movimiento disidente del que encabeza Esparza, expresó que las dirigencias sindicales deben aceptar sus fallas y debilidades y enarbolar nuevas banderas. “Hay que emprender un ejercicio de reflexión y autocrítica que permita superar las diferencias y posturas que han frenado la capacidad de los trabajadores y organizaciones para proponer nuevas alternativas ante los cambios de paradigmas en el modelo laboral y económico mundial.”

El movimiento obrero nacional debe aceptar que no ha sido capaz de hacer planteamientos que resuelvan de fondo el rezago en la productividad, la competitividad y que permita resarcir la pérdida del poder adquisitivo. Los patrones tampoco han asumido una actitud responsable y empática hacia sus plantillas de trabajadores, asentó.