Segob pide a SME levantar ayuno
Sostiene que las acciones desesperadas no son la ruta para la solución de los conflictos laborales, y deslinda al Ejecutivo de las consecuencias que haya en los ex trabajadores de Luz y Fuerza

La Secretaría de Gobernación (Segob) estableció que las acciones desesperadas no son la ruta para la solución de los conflictos laborales, por lo que deslindó al Ejecutivo de las consecuencias que haya en los ex trabajadores que se mantienen en huelga de hambre por la extinción de Luz y Fuerza del Centro (LyFC).

En conferencia de medios, el subsecretario de Gobierno, Roberto Gil, calificó como injustificable dicha medida de presión, porque "hay instituciones que resuelven conflictos entre particulares", por lo que exhortó a los seguidores del líder Martín Esparza a terminar el ayuno y permitir que autoridades de salud los evalúen.

"Existen instituciones que con autonomía e independencia resuelven sobre los límites y los alcances de los derechos, hacemos un llamado a que se levante la huelga de hambre, porque no hay ninguna razón para mantenerla".

"Hacemos un llamado muy respetuoso en el sentido de que se permita que el gobierno federal a través de los servicios de salud, pueden verificar las condiciones físicas de los ex trabajadores que forman parte de esta acción", subrayó.

Sobre la huelga de hambre de los ex trabajadores del SME, que comenzó el 25 de abril pasado, Gil enfatizó que no corresponde con un estado democrático de derecho, ya que es injustificable cualquier acción que ponga en riesgo la vida de las personas.

Reiteró que existen las opciones laborales y productivas al alcance de todos y cada uno de los ex trabajadores de LyFC, con mecanismos de diálogo en torno a interpretaciones sobre el estado de derecho, tema que reconoció, también ha tratado con autoridades capitalinas, como otros más.

Sobre la posibilidad de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emita un fallo a favor del amparo promovido por el SME para que se declare la ilegalidad de la extinción de LyFC, Gil dijo que el gobierno federal será respetuoso de las decisiones del Poder Judicial, pero enfatizó que confía en que será ratificada, porque está apegada a derecho.