SME ubica 22 “focos rojos” por apagones
El gobierno federal conoce el problema y no actúa: Esparza. Agregó que las compañías contratistas que otorgan el servicio tienen empleados que no están lo suficientemente capacitados

En la zona centro del país se tienen identificadas 22 zonas críticas por apagones debido a la falta de mantenimiento de las instalaciones, los transformadores tienen fugas de aceite y los equipos de protección están a su máxima capacidad.

En conferencia de prensa en la Asamblea Legislativa del DF, Martín Esparza, ex líder del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), dijo que las zonas críticas son Pachuca, Tizayuca, Coapa-Culhuacán, Zaragoza, Benito Juárez, Anáhuac, Tula, Tepeji, Cartagena, Tecámac, Lomas Verdes, Tepotzotlán, Huehuetoca, Chicoloapan-Aurora, Magdalena, Juchitepec-Chalco, Corredor Reforma, Totoltepec, San Carlos, San Cayetano, Tlaltelulco y Amomolulco.

Acompañado por los diputados perredistas Juan José Larios y Alejandro López Villanueva, Esparza dijo que la Cámara de Diputados y la Secretaría de Energía federales tienen conocimiento de estas zonas y hasta la fecha no ha habido respuesta. Mientras, dijo, las interrupciones en el servicio eléctrico siguen. “La ciudad de Pachuca, Hidalgo, estuvo varias horas la semana pasada sin luz”, aseguró.

El ex líder señaló que el gobierno federal prometió que iba a recontratar a 10 mil ex trabajadores de Luz y Fuerza del Centro (LyFC), y hasta la fecha no lo ha hecho. Además, las compañías contratistas que actualmente otorgan el servicio tienen empleados que no están lo suficientemente capacitados. “En Toluca contrataron a 20 salvadoreños y guatemaltecos y tuvieron problemas legales”, lamentó.

Recordó que el pasado 10 de octubre, cuando el gobierno federal declaró la extinción de la empresa paraestatal LyFC, se suspendieron los trabajos de mantenimiento, y ahora los bancos de los transformadores y el sistema de protección están muy deteriorados. “Hay un problema delicado que nadie atiende”, insistió.

Comentó que la verdadera causa de los apagones en algunas ciudades del centro del país es porque se otorga el servicio con transformadores viejos, algunos con más de 40 años de antigüedad, en una red subterránea obsoleta. “Se les está colapsando el sistema”, advirtió.

Reiteró su rechazo a la acusación que hiciera el gobierno federal en el sentido de que atrás de los apagones hay un sabotaje por parte de los ex trabajadores de LyFC. “Lo que hay es la incapacidad gubernamental para resolver las fallas en el suministro de energía eléctrica y ahora nos tratan de calumniar”, consideró.


Incomodidad ante preguntas

La presencia de los ex trabajadores del SME provocó diversos cuestionamientos por parte de los representantes de los medios de comunicación por el uso de la infraestructura de la Asamblea del DF para tratar temas nacionales. Al respecto, el legislador Juan José Larios negó lo anterior y dijo que buscan apoyar a este movimiento social, el cual enfrenta una “satanización” y linchamiento político.

López Villanueva también salió a la defensa de los integrantes del SME en la ALDF, al considerar que los apagones, las explosiones que se han registrado en el Centro Histórico de las instalaciones eléctricas y el desempleo que se generó por la liquidación de esta paraestatal, son asuntos que atañen a la ciudad de México.

Sin embargo, ambos legisladores perredistas no aclararon que acciones realizarán para frenar los apagones que hay en varias colonias de la ciudad.

Antes, los representantes de los medios de comunicación que cubren esta fuente tuvieron que exigir respeto por parte de los ex empleados del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), quienes empezaron a tomar video y fotos a quienes hacían preguntas para ellos “incómodas”. Incluso, Esparza Flores preguntó a un reportero de qué medio era y luego salió de las instalaciones de la Asamblea y abordó una camioneta, que era seguida por un automóvil último modelo.