La lucha puede ir a otro nivel, advierte el SME


Fabiola Martínez
Periódico La Jornada
Domingo 20 de junio de 2010, p. 27

Si los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emiten un fallo adverso, la lucha del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) “se irá a otro nivel”, es la advertencia que emite la dirigencia de esta organización gremial, la cual ha recibido el apoyo de múltiples organizaciones sociales que se oponen a la política laboral del gobierno federal.

“Todo mundo piensa que si los ministros ya fallaron en contra de los mineros y (de fincar responsabilidades a altos funcionarios) en el caso de la guardería ABC, harán lo mismo con los electricistas, pero si eso ocurre estarán perdiendo al país, perdiendo la batalla. No queremos llevar las cosas a otro nivel, pero tenemos con qué hacerlo”, advirtió Fernando Amezcua, vocero del SME.

El sindicato advierte que incrementará las protestas para recuperar Luz y Fuerza del Centro (LFC); su estrategia incluye acciones en las que pueden participar los 17 mil 310 trabajadores que no aceptaron su liquidación, pero, sobre todo, “el pueblo, la fuerza social”, producto del descontento por las recientes acciones gubernamentales.

Por lo pronto, Gerardo Bolaños, profesor universitario, del Frente Amplio de Izquierda Social, les dijo ayer a los electricistas que la lucha tiene que ser solidaria porque si “el día de mañana no tenemos marco legal de defensa, tendremos que entrar al proceso revolucionario”.

La plantilla de LFC era de 44 mil trabajadores y poco más de 26 mil aceptaron su finiquito; de ellos, la mayoría permanece atenta al dictamen de los ministros, incluso algunos están de vuelta en las movilizaciones lidereadas por Martín Esparza, mientras que “alrededor de 10 mil”, según precisó Amezcua, se han organizado en torno a Jorge Sánchez, un ex secretario general del SME.

De acuerdo con el vocero sindical, en la coalición de Sánchez “ya expulsaron a Alejandro Muñoz, quien está claro que no tenía nada”. Ambos, son los principales gestores ante el gobierno para la creación de empresas y adquisición de franquicias para ex trabajadores de LFC.

Mientras tanto, una decena de electricistas se sumó a la huelga de hambre colectiva, por lo que hasta anoche había en el Zócalo capitalino 25 trabajadores en ayuno, quienes batallaban con los aguaceros que inundan el campamento instalado desde hace 56 días.

El resolutivo de los ministros no se dará en breve; el tema del SME no está incluido en la programación de la Corte para la semana entrante.